La Batería de Plomo

1) Caja de polipropileno; (2) Placas de plomo metálico; (3) Separadores de placas; (4) Electrolito; (5) Bornas
Bornes Óxidos Polipropileno

La batería de plomo, la más común del mercado por sus diversas propiedades, tiene una composición que permite la reutilización/reciclaje de más del 97% de la misma. El plomo contenido significa un promedio del 56% del peso total de la batería que una vez desechada puede ser reciclada obteniendo los siguientes productos:

  • Compuestos de plomo. Son el 80% del peso total de la batería y son separados en sus tres formas más comunes (óxidos, metálicos, y bornes) cuya composición mayoritaria es plomo contenido (más del 65%) y luego contienen agua y gran cantidad de otros materiales entre los que predomina el antimonio. Estos compuestos son tratados metalúrgicamente para la obtención de plomo secundario.

  • Polipropileno. Significa aproximadamente el 5%. El polipropileno es remitido a plantas de tratamiento y extrusión para la obtención de polipropileno reciclado que es normalmente reutilizado en la industria automovilística.

  • Electrolito. Supone aproximadamente el 12% de la batería. Se compone de agua con ácido sulfúrico disuelto en una proporción aproximada del 20%. Una parte de este electrolito es reutilizada en el propio proceso y otra es remitida a plantas de tratamiento y valorización.

  • Separadores. Son alrededor del 3% del peso total de la batería. Los hay de diferentes clases y composiciones, principalmente de materiales plásticos. Es la única parte de la batería que a día de hoy no se le ha encontrado valorización.